lunes, 4 de diciembre de 2017

Vienen cuando hace frío, de Carlos Sisí

Vienen cuando hace frío
Carlos Sisí
Insólita Editorial
Rústica | 320 páginas | 19€



Un refugio, un bosque, un solo hombre y una terrible amenaza. Cuatro elementos clásicos de cualquier novela o película de terror. Un punto de partida común que puede tomar rumbos muy diferentes. Y la nueva novela de Carlos Sisí, es un puro ejemplo de ello. En plena crisis económica, Joe Harper acaba de perder su empleo. Recordando la vieja cabaña de su abuelo Cerón Harper en Sulphur Creek, en las montañas de Canadá, decide abandonar lo poco que lo ata en Baltimore y mudarse. Es un lugar aislado, solitario y remoto, ideal para vivir con el poco dinero que tiene.

Joe dedicará sus primeros días a reformar la cabaña, ya que esta bastante trastocada por el paso de los años. Así conocerá al viejo Pete, su vecino manitas que le ayudará a repararla. Para su sorpresa, pronto descubre que los habitantes de la zona abandonan el pueblo temporalmente durante los duros meses de invierno. Aunque Joe lo atribuye a las extremas temperaturas y la incomunicación de la zona, descubre que la misteriosa huida encierra algo más. Todo cambia cuando su vecino Pete le advierte que esa época es cuando “Ellos vienen. Vienen cuando hace frió.”


Nos acompaña durante la primera parte de la novela un desarrollo clásico. Carlos se esmera en recrear la atmósfera tenebrosa y misteriosa que rodea todo Sulphur Creek. Una cabaña en medio de la nada, un vecino con extrañas afirmaciones, y una sensación constante de que algo acecha. El autor avanza a toda máquina hacia lo inesperado, sin detenerse en nimiedades. Tras la presentación del escenario, empieza a revelarse el peligro, lo que se oculta en la oscuridad. O lo que creemos que acecha. La historia toma un rumbo bastante inesperado con un par de giros sorprendentes para el lector. El problema, como ha sido mi caso, es que si estos quiebros no se aceptan, la lectura se puede hacer un poco cuesta arriba.

No me entendáis mal, en ningún momento la novela aburre. El ritmo es ágil, efectivo, apoyándose tanto en la vertiente física del terror como en la psicológica, jugando bastante bien con ambas. Pero la trama se llega a empantanar en la mitad del libro. Carlos se recrea demasiado en algunos aspectos y debemos de dar un par de saltos de fe para conseguir conectar en lo que nos cuenta. Estos cambios hacen que la novela cambie totalmente de registro, de forma un poco brusca. Pasamos del terror intimista a un relato más próximo a la ciencia ficción. Del terror que supone una solitaria cabaña del bosque a un terrible acto de repercusiones universales. De los miedos más personales a una aventura de fantasía.


El ávido lector podrá rememorar una serie de referencias que pueden llegar a sorprender encontrarse. La solitaria y fría ambientación de El cazador de sueños de Stephen King, una cabaña en medio de la nada como La casa en los confines de la Tierra de William Hope Hodgson, algunas ideas sacadas del Matrix de las hermanas Wachowski, un par de referencias a El señor de los anillos, y cierto aire a las criaturas cósmicas de H.P.Lovecraft. Carlos planta muchas ideas en su novela, sin importar el limite imaginativo del lector. Pero este límite termina totalmente desbordado, pierde el equilibrio con la realidad, e intenta abarcar mucho más de lo posible. La credibilidad se pone en tela de juicio constantemente con una serie de concepciones que traspasarán la realidad del lector.

Nuestro narrador Joe Harper es un buen tipo, pero ha sido duramente golpeado por la vida. Carlos recrea a un hombre con un puntito inmoral, pero que trata de hacer lo mejor que puede para resolver los problemas de su vida. Con el tiempo vemos a Harper como un amigo, un ser vulnerable que ha tenido sus errores e intenta resolverlos lo mejor que puede. No encaja cuando la credulidad de este se vuelve prácticamente extrema. Acaba aceptando todo lo que ocurre casi con absoluta normalidad, convirtiéndose básicamente en un héroe redentor. Al igual que su compañero de aventuras. Un personaje que aparece de repente, sin un trasfondo, un simple vehículo para llevar a Harper donde Carlos quiere. Se siente más como un intruso que como un personaje más.
La ambientación de la primera mitad del libro
La fácil que es identificar a Joe Harper
El ritmo es ágil y entretenido

Desborde imaginativo desequilibrado
Cambio de registro brusco
Un par de incongruencias

En definitiva, el libro de Carlos Sisí no me ha terminado de convencer. Ha sido un viaje entretenido, imaginativo e inesperado. Pero no he conseguido conectar con la historia. Los giros han sido demasiado bruscos, el barniz fantástico que toma el libro no me ha terminado de encajar con lo que nos contaba al principio. Tiene un comienzo magnifico, metiéndonos de lleno en esa atmósfera intimista de que algo está pasando y no lo podemos ver. Pero la resolución no me convence, no soy capaz de aceptarla. Este es solo mi caso, pero te invito a descubrir que es lo que viene cuando hace frío.

¡Gracias a Insólita Editorial por el ejemplar!

Otras reseñas de interés:

lunes, 27 de noviembre de 2017

Aleación de ley, volviendo a Scadrial

Aleación de ley
Brandon Sanderson (Trad. de Rafael Marín)
Nova
Tapa dura | 352 páginas | 19,50€




Han pasado trescientos años en el mundo de Scadrial. Como en toda civilización, la evolución es una constante inmutable. Estamos en plena era industrial. Máquinas de vapor, electricidad, pólvora, mecanismos llenos de engranajes y las primeras construcciones a partir de hierro. Sanderson lleva un paso más allá el mundo de Nacidos de la bruma tras los intensos sucesos acontecidos en las paginas finales de El héroe de las eras. Los protagonistas del pasado son ahora tratados como divinidades, como figuras mitológicas de un mundo que se antoja muy lejano.

En estas lides conocemos a Wax, un alomántico nacidoble que lleva veinte años ejerciendo como Vigilante en Los Áridos, una zona con alto grado criminalístico. Tras la muerte de su tío y su hermana se ve obligado a volver a la gran ciudad de Elendel, donde intentará reflotar los negocios de la familia Ladrian. Tomará la decisión de aparcar su intensa lucha contra el crimen para centrarse en la empresa familiar. Sin embargo, una serie de robos y secuestros están sucediendo en la gran ciudad desde hace meses a cargo de una banda criminal conocida como los Desvanecedores. Wax intenta no inmiscuirse, ahora se dedica a otros asuntos. El secuestro de su futura mujer y la aparición de su viejo compañero Wayne, cambiará totalmente las cosas.

Imagen interior por Ben McSweeney

Mientras la primera Era de Nacidos de la bruma buscaba un enfoque más épico, aquí Sanderson focaliza más la trama y convierte a la novela en toda una experiencia de acción cinematográfica. La historia en si es sencilla, bastante simple y totalmente lineal. El autor deja de lado la complejidad argumental para meternos de lleno en una historia entretenida plagada de acción y gran ritmo. Las poco más de trescientas páginas pasan realmente volando. En conjunto supone una perfecta introducción tanto a los nuevos personajes de esta segunda Era, como del nuevo escenario. Un entretenimiento muy bien ensamblado para ponernos en plena perspectiva de la revolución industrial que ha vivido Scadrial.

Evolucionar un mundo conservando el espíritu del original no es nada fácil. Sumergidos en este mundo industrial, Sanderson sabe cómo dar con la tecla para ello en pocas páginas. A pesar de estar ambientada trescientos años después de la trilogía original, muchos elementos siguen ahí. Los bailes, celebraciones y los juegos de la clase noble que tanto nos gustaban. Las veladas referencias a los antiguos protagonistas como seres divinos. Estos últimos, dividen las creencias de la sociedad y crean religiones propias en si mismos. Sus nombres son pronunciados con absoluta reverencia, y sus valores siguen presentes en la sociedad. Le sumamos a todo esto la alomancia en estado puro mezclado con el poderío de las armas, combinada con un nuevo escenario plagado de más elementos y posibilidades.

Ilustración original de Marc Simonetti

Los combates se vuelven aún más apasionantes y emocionantes. Sanderson es un maestro de la acción, con mayúsculas, y aquí lo demuestra. Las escenas son complejas y elaboradas, pero tan perfectamente descritas que se hacen visuales y sencillas para el lector. Podemos seguir con nuestros ojos cada escena, poner la cámara lenta a nuestro antojo, introducir unos cuantos efectos sonoros, y disfrutar de los mejores combates entre alománticos que podamos imaginar. La evolución del sistema mágico no es abismal, pero si palpable. Vemos como alománticos y ferruquimistas aprovechan sus nuevas ventajas de interesantes formas, llevando Sanderson a cabo la máxima expresión de su famosa Tercera ley de la magia.

Uno de los elementos más interesante en Aleación de ley es conocer a los nuevos protagonistas de esta segunda Era. Sanderson crea un trio protagonista con mucha chispa y química, que nos regala grandes momentos de humor. Wax y Wayne son un trasunto de Sherlock Holmes y Watson: pullas inapelables, insultos y bromas por doquier, pero una amistad y necesidad del uno por el otro que ninguna barrera puede derrumbar. El dúo por si solo funciona muy bien, pero es el personaje de Lady Marasi aporta un grano de sabiduría e inocencia para dar cohesión a la historia, aunque está en cierta forma algo desaprovechado. Su importancia es en realidad bastante menor, aunque aporta un buen toque al trío y resulta paradójicamente clave.
Personajes de la Era 2 por BotanicaXu

Y no hay una buena historia sin un gran villano. Sanderson sabe crear un malo a la altura. Misterioso al principio, poco a poco va desvelando sus motivos. El villano tiene personalidad marcada y supone un duro rival a nuestros héroes, que deberán estrujarse los sesos para poder terminar con él de la forma más ingeniosa. Todo lo que le suele faltar a una buena película de superhéroes. Al final de la novela, me ha pasado lo de siempre con Brandon Sanderson. Pesé a que la historia es autoconclusiva me ha lanzado un par de detalles que me ponen los nervios de punta en temas Cosmere. El afán por descubrir que planes tiene para la saga me mata de intriga. Por suerte, ya tengo Sombras de identidad y Brazales de duelo en la estantería. Más alomancia por aquí, por favor.

La evolución dentro del mundo de Scadrial
Los alucinantes combates entre alománticos
El trio protagonista
Entretenimiento puro y duro

La trama es sencilla

Aleación de ley supone un salto en las novelas de Nacidos de la bruma. Abandonamos ese tono tan épico y serio para aportar una chispa de humor y entretenimiento. Dejamos las grandes espadas y cuchillos por las pistolas, las balas y la dinamita. Desterramos la gran complejidad para focalizarnos en la acción y el entretenimiento. La novela es totalmente autoconclusiva, pese a que estimo mayor disfrute para aquellos que hemos leído la gran trilogía previa. Sanderson construye aquí el inicio de algo más grande que estoy seguro vendrá en los próximos volúmenes.

martes, 21 de noviembre de 2017

Dark Fantasies, una antología muy completa

Dark Fantasies
VV.AA
Sportula
Rústica | 317 páginas | 17,95€



El 21 de enero de este 2017 finalizaba la campaña de micromecenazgo para la nueva antología editada y seleccionada por Mariano Villareal (A la deriva en el Mar de las Lluvias). Como en anteriores ocasiones, prometía una selección con algunos autores multipremiados (Nébula, Locus, World Fantasy, Bram Stoker) y de absoluta actualidad, tanto figuras emergentes en el sector literario como autores consagrados. El volumen se antojó aún más especial al aunar tanto relatos de autores extranjeros como nacionales ¿Ha cumplido las expectativas? Por supuesto que sí.

En Dark Fantasies el lector se sumerge en 16 relatos y una novela corta que buscan ofrecer diferentes visiones de ficción especulativa oscura. Atmósferas inquietantes, fantasmas, criaturas malignas, mundos decadentes y espíritus tenebrosos pueblan sus páginas. Pero hay más, mucho más. La selección abre un amplio abanico de temáticas e interpretaciones de la etiqueta, con una gran calidad y paridad de sexos de la que cualquier antología sentiría envidia. Engalana el volumen la portada del brasileño Tullius Heuer, que recoge a la perfección la senda inquietante que nos marca la selección y orden establecida por Mariano.

Abre el volumen, inmediatamente tras la presentación de Mariano Villareal, el relato Hijas hambrientas de madres famélicas de Alyssa Wong. Nominado al premio Bram Stoker y Nébula en 2015 con traducción de Arrate Hidalgo, nos presenta una historia que habla sobre las relaciones familiares mientras explora un interesante giro de tuerca al mito del vampiro. Al potente inicio le sigue con La hija del fabricante de ataúdes, de Angela Slatter. Ganadora del premio British Fantasy en 2012 y con traducción de Alexander Paéz, presenta una historia de ambientación gótica que atrapa desde el comienzo, mientras escribe sobre las costumbres funerarias más antiguas. Una historia construida con mucho acierto, llevando al lector sobre pistas hasta la inesperada conclusión.

Ilustración de Plunderpuss para el cuento de Alyssa Wong

Cuando termina, él la coge de Eugie Foster es uno de los relatos que más me ha sorprendido. Nominado al premio Nébula en 2015 y con traducción de Pilar Ramírez Tello, la historia realiza una combinación de lo más peculiar: ballet y zombis. Un relato profundamente psicológico sobre la pasión, sus fuentes y sacrificios. Le sigue mi top 2 en la lista de favoritos. Se trata de Cántame tus cicatrices de Damien Angelica Walters. Finalista en los premios Bram Stoker y traducida por David Tejera, es un cuento inspirado puramente en Frankenstein, pero desde un punto de vista inesperado. Son las partes que zurcen a la criatura las que nos cuentan la historia del doctor. El final de la historia es realmente aterrador y espeluznante.

Le sigue mi relato favorito de la antología, que auna dos elementos como espíritus y Japón. El mar de árboles de Rachel Swirsky, con traducción de Pilar San Román, nos sumerge en el espectral bosque de los suicidas de Aokigahara. Una historia de redención, sobre la necesidad de afrontar el pasado y perdonarse a uno mismo. Envuelve al cuento una atmósfera opresiva, con los clásicos elementos de horror japonés. El siguiente relato es La novia de Frankenstein de Mike Resnick, que traduce Ramón Peña. Un retelling de la historia clásica vista en forma de diario, en este caso, a través los escritos de la mujer del doctor Víctor Frankenstein. Simpático, con ciertos toques de ironía social y humor, nos habla del amor no correspondido.

Con Magdala Amygdala de Lucy A. Snyder nos introducimos la típica historia de infectados, pero desde el punto de vista de quién la padece. La magnifica traducción de Manuel de los Reyes de este premio Bram Stoker en 2012 permite explorar cada detalle y entender aún más la crítica al sistema sanitario estadounidense que realiza. No todo puede ser flores, Dale miel cuando la oigas gritar de Maria Dahvana Headley es uno de los relatos que menos he disfrutado. Finalista de los Nébula en 2013 y con traducción de Manu Viciano, narra una especie de embrollo romántico y vengativo con el que no conseguí conectar en ningún momento.

Bosque de los suicidios de Aokigahara, Japón

Tan solo la premisa de Tu suffering nos protegerá de Mercurio D. Rivera es suficiente razón para querer leerlo. Finalista del premio World Fantasy en 2011 con excelente y complicada traducción que combina términos hispanos con americanos de Arrate Hidalgo junto Maielis González, el relato nos hará preguntarnos hasta donde estamos dispuestos a llegar para mantener a salvo a los demás, y si dicho sacrificio merece la pena. Cierra la parte de autores extranjeros Corriente y remanso de Caroline M. Yoachim. Con traducción de Mariano Villareal y María Pilar San Román, se trata de un breve relato bastante imaginativo, pero con una ingente cantidad de metáforas por frase que no soy capaz de disfrutar al completo, pesé a darle varias lecturas por su breve extensión.

Se abre la parte hispana de Dark Fantasies con Antemusa bar & club, de Víctor Selles. Una interesante crítica hacia el mundo de la esclavización humana y la venta sexual a través de una historia de sirenas. Tan perturbador como duro, pone los pelos de punta del lector en algunas escenas de lo más crudas. Le sigue uno que por sus elementos podría haber sido de mis favoritos, pero no lo ha conseguido. Se trata de Profundo, profundo en la roca de Ferran Varela, una historia de fantasía épica que habla sobre el sacrificio personal en una historia que parece un vistazo a una novela aún mayor. O al menos, pie tiene para ello.

"Ash I wish..." de Tullius Heuer

Cuchara de plata de Alfredo Álamo es directamente mi relato favorito de esta segunda parte de la antología. Una historia de corte onírico que me recuerda al Neverwhere de Neil Gaiman, explorando un mundo con ciudades secretas bajo nuestras calles. Pese a que se mueve más hacia la fantasía urbana, también aúna momentos más oscuros y macabros, además de un magnífico final. Con Humo y espejos de Elia Barceló asistimos a una sencilla y enigmática historia, que tira más hacia el misterio engalanado con toques de fantasía. Elía escribe con mucha calidad y oficio, de forma inquietante, explorando un final bastante interesante.

No he conseguido disfrutar de Los reyes muertos de Teresa P. Mira de Echevarría. La autora carga de simbolismo un relato que nos transporta a la dictadura sufrida en Argentina entre los años 1976 y 1983. Teresa convierte la realidad en dolorosa fantasía para poner en relieve por lo que ha pasado en su infancia. Y cerramos Dark Fantasies con una buena novela corta. En Habba Habé de Ludo Bermejo visitamos Casa Paredes, una plantación de cacao situada en la antigua colonia de Fernando Poo. La historia te va atrapando poco a poco, te subyuga a sus frases para sorprenderte a cada vuelta de página. Sin duda, un gran cierre.

Mariano Villareal lo ha vuelto hacer. Ha culminado de nuevo un proyecto con una gran calidad y que espero este nominado en los Ignotus del año que viene. Leer Dark fantasies supone descubrir un buen puñado de autores y autoras que nunca habíamos podido leer en castellano, al igual que descubrir por primera vez algunos talentos del territorio nacional. Lo mejor de todo esto, es que Mariano ha anunciado hace poco que ya tiene planificadas y casi cerradas sus dos siguientes antologías. Desde aquí solo le puedo decir, cuenta con mi granito de arena.

Otras reseñas de interés

lunes, 13 de noviembre de 2017

Graphics #19

Cazafantasmas / Tortugas Ninja
Burnham | Schoening | Waltz | Delgado (Trad. de Cristian Timoneda)
Fandogamia Editorial
Rústica | 120 páginas | 12€
3,5 / 5


Existen cruces tan demenciales e imposibles en el mundo comiquero que no sé cómo nunca habían hecho un mix dos grandes franquicias tan llenas de nostalgia ochentera como son los Cazafantasmas y las Tortugas Ninja. A finales de 2014, la editorial estadounidense IDW público en cuatro partes esta miniserie de cuatro números que nos ha llegado a España gracias a los grandes miembros de la F mayúscula, a FandogamiaEditorial. Firman el guion de la historia Tom Waltz (director de IDW) y Erik Burnham (Cazafantasmas), con el dibujo de Dan Schoening y el color del mexicano Luis Antonio Delgado. Pero además debemos sumar la participación de Charles Paul Wilson II y Cory Smith, dibujantes habituales de las tortugas. Todo un evento comercial, con una calidad por encima de la habitual en estos crossovers. Una historia que funciona bien y aporta una buena dosis de entretenimiento.


La historia arranca con un error mientras las Tortugas Ninja se disponían a probar una máquina de salto inter-dimensional fabricada por nuestro inteligente Donatello. Las Tortugas Ninja junto a April O´Neil y Casey terminaran en una Nueva York que desconocen, donde un grupo de cuatro amigos se gana la vida cazando ectoplasmas. Por culpa de su grieta, se colará en esta Nueva York una deidad inmortal llamada Chi-You, un antiguo dios nipón de la guerra que planea dominar la realidad con un ejército de demonios. Como podéis imaginaros, ambos equipos deberán colaborar para poder evitar la destrucción del mundo y poder hacer regresar a las Tortugas a su dimensión. Lo mejor que han hecho los guionistas para no dejar esta aventura en un crossover de libro ha sido balancear muy bien las personalidades de ambas formaciones. Han captado a la perfección ambas esencias, las han combinado, y han conseguido un mix que funciona como un reloj creando un tono de camaradería que te alegra el día.


La trama es sencilla, clásica, sin líneas argumentales complejas o subtramas increíbles. Pero es entretenida, y al menos, no creía encontrar otra cosa en este cómic. El apartado visual de Schoening se caracteriza por un estilo cartoon, desenfadado, visual y muy apegado a las series de animación actuales. Tengo dos puntos negativos con respecto a su trabajo: la composición de página, llegándose hacer monótona con tanta horizontalidad y los efectos digitales que aplica en rayos o luces. Sin embargo, el color de Delgado me parece una absoluta maravilla que hace incluso mejorar el dibujo. Colores vivos que dan chispa y brillo a las páginas. Un producto hecho para fans de ambas franquicias que es muy disfrutable. Ojalá llegáramos a leer más Tortugas Ninja por España (guiño, guiño), pero de momento, nos conformaremos con estos grandes Cazafantasmas.

La pequeña forastera: Siúil, a Rún #1
Nagabe (Trad. de Yasuka Tojo)
ECC Ediciones
Tankōbon | 176 páginas | 8,95€
4,25 / 5



Esta es una de esas ocasiones en las que un manga ya te entra directamente por los ojos sin saber ni que dice su sinopsis. En este primer volumen de La pequeña forastera: Siúil, a Rún conoceremos a Shiva y el Doctor. La primera es una joven niña humana que espera el regreso de su tía. El segundo, una bestia que pertenece a un mundo oscuro y maldito. Ambos conviven en un páramo del Exterior, donde habitan seres oscuros que pueden maldecirte con solo tocarte. Un primer volumen que nos introduce en el misterioso mundo de fábula que ha construido Nagabe, un joven mangaka con su primera publicación internacional. Editado originalmente en Mag Garden (subsidiaria de Production I.G.) nos llega esta serie de 4 volúmenes gracias a ECC Ediciones. Una historia que esconde algo oscuro y enigmático detrás de una corteza amable, con un arte que recuerda más al cuento ilustrado clásico que al propio manga.


Este primer tomo funciona como un misterioso prologo. El contexto fantástico se va llenando de detalles mientras conocemos a los dos protagonistas de forma rápida y tranquila. Las respuestas van llegando poco a poco, ya que Nagabe juega muy bien con la intriga, soltando las perlas de información en el debido momento. La narración transcurre de forma amable y tranquila, como si fuera un slice of life, pero con un aire de inquietud y tristeza. Terminará el primer volumen a modo de potente cliffhanger, dejando al lector impaciente por un segundo volumen que llegará ya el 14 de noviembre.


La clave más atractiva de todo el manga es su arte. El dibujo de Nagabe es sencillo, amable y muy personal. Crea atmósferas inquietantes tan solo jugando con la dualidad de blancos y negros. Asimismo, el diseño de personajes es de lo más interesante. Solo con él Nagabe es capaz de crear esa dicotomía entre el mundo de Shiva y el propio Doctor. Shiva con su vestido blanco y botas de lluvia, mientras el cornudo Doctor viste un traje negro y muestra sus emociones a través de sus ojos, al no tener boca. Un gran comienzo que esperemos no decaiga, ya que las críticas son excelentes respecto a la serie.

Knights of Sidonia #1
Tsutomu Nihei (Trad. de Marc Bernabé)
Panini Comics
Tankōbon | 176 páginas | 8,95€
3 / 5



Desde que en 2015 gracias a Netflix y Polygon Pictures pudiéramos disfrutar de Sidonia no Kishi estaba a la expectativa de que se publicará su material original. Ahora que Panini está editando más obras del conocido mangaka Tsutomu Nihei (Blame!, Biomega) por fin se ha animado con esta serie que recoge varios elementos recurrentes del autor. Acción, atmósfera de ciencia ficción con aire cyberpunk, monstruos alienígenas y un estilo de dibujo que prima lo arquitectónico por encima de todo, debido a la formación del autor. El espectador de la serie podrá ver como la adaptación ha sido totalmente fiel a este material original, incluso desarrollándolo un poco más en ocasiones.


En este primer volumen de Knights of Sidonia conocemos a Nagate Tanikaze, un chico criado en los niveles más bajos de la nave transportadora de semillas Sidonia. En esta nave que viaja por el espacio se encarga de mantener la propagación y reproducción del ser humano. Pero tienen unos vitales y portentosos enemigos extraterrestres: los Gauna. En este tankoboun que recoge los capítulos 1-5 de la serie veremos cómo Tanikaze se convierte en cadete de piloto de Guardian, recibe permiso para pilotar el antiguo y honorífico Tsugumori, levanta las primeras envidias y se enfrenta al peligro con habilidad. Todo un entretenimiento para los amantes de las space opera, los monstruos alienígenas y los mechas espaciales.


Si nos ponemos a analizar la ambientación y el universo que crea Nihei, es fascinante. Humanos modificados genéticamente, hermafroditas y horrores cósmicos de origen desconocido. Si buscamos en la trama y el tono, ya no fascina tanto. Narrativamente es un tanto caótica, los sucesos ocurren a cámara rápida y el tono de drama/humor está demasiado desequilibrado, sin una identidad sólida. Los personajes se sienten algo planos y sin gran desarrollo, con muchos clichés y bastante fan service que a veces roza lo misógino (tema del que adolece el anime también). En cuanto al dibujo, lo que más destacan son las mega-estructuras y escenarios que compone Nihei, como buen arquitecto que es. Construye viñetas cargadas de información y llenos de cortes de una a otra, con personajes que tienen bastante parecido visual. Es un dibujo limpio y detallado, pero que a veces cuesta distinguir con que personaje nos movemos. Sin embargo, tengo ganas de ver que ocurrirá en los siguientes volúmenes cuando supere a la serie.

Shangri-La
Mathieu Bablet (Trad. de Fernando Ballesteros)
Dibbuks
Cartoné | 224 páginas | 28€
4,5 / 5



Una de las claves dentro de la ciencia ficción clásica es explorar el presente del ser humano en clave de futuro, poniendo en relieve el ocaso de la sociedad del bienestar. Figuras como Orwell, Philip K. Dick, Ray Bradbury o J. Ballard son exponentes de ello. Mathieu Bablet coge las riendas de estos maestros para crear una obra que los rescata sin ser original ni rompedor, pero con un guion que acierta de pleno. La Tierra ya no es un lugar habitable. Los humanos viven en una colonia en órbita creada por la empresa Tianzhu. Sometidos a la hegemonía de una multinacional que ha logrado imponer un modelo consumista entre sus ciudadanos nos encontramos con una sociedad que ha sacrificado su libertad individual por el bienestar social.


Claro, que nada es tan bueno como parece a simple vista. Los humanos no aceptan a los animoides (animales humanizados), los científicos quieren ser dioses creando vida a partir de la nada, y un grupo rebelde romperá el supuesto estado de paz para abrir los ojos de sus habitantes. El nombre de la novela gráfica no está escogido al azar. Shangri-La es un paraíso en la tierra de la novela Horizontes perdidos (James Hilton) y la famosa adaptación cinematográfica de Frank Capra en 1937. Una tierra de felicidad permanente aislada del mundo exterior situada en el Himalaya. Una obra robusta, narrativamente fantástica, reflexiva y un poco densa sobre la futura actualidad que fue seleccionada en la última edición del prestigioso Festival de Angoulême como mejor álbum.


Mathieu habla sobre las oligarquías, el monopolio, la sociedad de consumo extremista en que vivimos, el debate de la libertad contra la seguridad, la ética animal, la esclavitud, el racismo, la legitimidad de las revueltas sociales y los límites del poder. Pone en jaque nuestras preocupaciones actuales sobre el medio ambiente y nuestra propia supervivencia. Todo un aviso de hacia dónde nos podemos dirigir si no cambiamos nuestras costumbres. Una bofetada a nuestros cerebros consumistas. Gráficamente es una delicia. Tendremos páginas enteras en las que observar las imponentes arquitecturas y paisajes post-industriales, al igual que momentos de absoluta reflexión con unos diálogos profundos pero nada pretenciosos. Diseños muy trabajados con inspiración manga que solo erran en los personajes humanos, a veces difíciles de distinguir. El elemento magistral que lo redondea el color, creando escenas emocionantes para la vista y momentos inolvidables para el lector.

¿Qué cómics o mangas habéis leído últimamente?

martes, 31 de octubre de 2017

1977, de Susana Vallejo

1977
Susana Vallejo
Ediciones DiQueSí
Rústica | 224 páginas | 12,90€




Siempre te quedas con una amarga sensación cuando terminas una trilogía o una serie de libros. Creo que es algo inevitable para cualquier buen lector. Te deja un vacío, una nostalgia que debes volver a llenar con las siguientes historias en las que te sumerjas. Y más, si alguno de los personajes consiguió sacarte la lagrimilla en algún momento o te has conseguido encariñar con la historia. Algo parecido me ha pasado con este 1977 de Susana Vallejo, que cierra de la trilogía Tres amigos y un fantasma. Nos despedimos de Alex, Bea, Berto y Arlene, nuestro ABBA particular, en una historia que nos lleva más que nunca al pasado para poder descubrir la verdad.

Recapitulemos antes de comenzar. Todo empezó con El misterio de Arlene. Allí conocimos a Alex, Bea y Berto cuando se toparon con un fantasma llamado Arlene, una chica que murió a la edad de 12 años en enero de 1978 en el internado Las Camelias. Un secreto rodea su muerte, y la banda de amigos intentara descubrirlo. En el medio de su investigación se toparán con una banda de traficantes de drogas y una trama más que inesperada. En Reencuentro con el pasado conoceremos a las antiguas compañeras de clase de Arlene. Por supuesto, estas ya son adultas. Nuestra patrulla de amigos se ve envuelta de nuevo en un jaleo que implicará un gran robo de dinero y alguna que otra situación peligrosa.


Y ahora llegamos por fin a 1977. El título deja ya claro que viajaremos al pasado, para descubrir la verdad sobre Arlene. Susana escribe esta última novela de forma un poco diferente a las anteriores, planteándola a través de dos líneas temporales. Mientras las antiguas amigas se juntan con Arlene en la biblioteca de Las Camelias para recordar los sucesos de ese lejano 1977 intentando desentrañar el misterio de su muerte, en el presente, un terrible peligro está a punto de acontecer. De esta forma vamos explorando los recuerdos de las cuatro amigas con todo detalle, mientras también ellas lo van comentando juntas en la biblioteca. Asistimos de primera mano a dos lineas temporales destinadas a juntarse.

Siempre he defendido que los libros para niños o lo que conocemos como middle-grade (10-12 años) no tienen por qué cortarse ante nada. Ni muertes, ni sangre o ningún tema que afecte a nuestro mundo real. No entiendo la dulcificación de los hechos por el mero hecho de ser un una historia para niños. Tienen la misma capacidad de comprensión que cualquiera, aunque a distintos niveles. Susana entiende esto a la perfección. Nos habla sobre la muerte, la nostalgia o la imposibilidad de recuperar nuestro pasado. Y como dije antes, no deja de lado la tristeza o las situaciones escabrosas. Si en las otras novelas hablo de drogas o duras situaciones familiares, en este caso le tocó el  turno más de cerca  a la corrupción y al encubrimiento de delitos.


Pese a no haber tenido la suerte de nacer en una época como los 70´s o los 80´s, me he sentido dentro de ese ambiente con cada recuerdo. Las referencias a La guerra de las galaxias y su estreno, la serie Starky & Hutch de la que escucho a mi padre hablar alguna vez, o la mítica revista Súper Pop con sus conocidas pegatinas. Famosos como Camilo Sesto, dulces como las Panteras Rosas y los ricos Tigretones. Se nota que Susana ha vivido la época, que tiene amor hacia ella y se lo ha pasado bien volviendo a ella con sus referencias. Todo concluye con una resolución inesperada, y triste en cierta manera. El cierre no deja de parecer optimista y feliz a primera vista, pero tiene cierto aire de tristeza tras reflexionarlo unos días. El tiempo pasa a cada minuto sin que nos demos cuenta y debemos aprovecharlo al máximo. Nunca se sabe cuándo será ese último segundo de vida del que disponemos.
Susana da un buen cierre a la trilogía
La ambientación y referencias
La conjugación de líneas temporales

El halo de tristeza al pensar en el final

Susana Vallejo ha compuesto una trilogía infantil muy interesante. Saliéndose de los moldes y restricciones habituales dentro de las temáticas infantiles, viviremos un misterio que se extiende durante tres libros pero que tendrá su respuesta. Este último libro se convierte en mi favorito de los tres. Más referencias que nunca, mayor ritmo investigador y una serie de sucesos que no sabía cómo iban a terminar. Trilogía más que recomendable si disfrutáis de estas historias como un servidor.

¡Muchas gracias a Ediciones DiQueSí por el ejemplar!